En función de los resultados obtenidos y, teniendo en cuenta las preferencias gastronómicas del paciente, elaboraremos una dieta equilibrada, sana y variada con la que obtendremos una  pérdida de peso constante y progresiva, a expensas de la masa grasa y preservando la masa muscular (todo lo contrario de las llamadas “dietas milagro” que aseguran perder una gran cantidad de kilos en muy poco tiempo, poniendo en peligro la salud de quienes las realizan).

Asimismo, junto con el plan dietético, aconsejamos la realización de ejercicio físico en función de la edad y forma física del individuo.

Los controles médicos se realizarán cada 7 días con la finalidad de valorar los cambios de composición corporal producidos, ajustar la dieta, y resolver posibles dudas del paciente.

La duración del tratamiento es de varias semanas con el objetivo de adquirir hábitos de alimentación saludables que ayuden a no recuperar los kilos perdidos.

 

 

SFbBox by Enter Logic