El acné es una patología originada por diversos factores (hormonales, dietéticos, higiénicos….) que padece un porcentaje elevado de la población adolescente y en una proporción mucho mas baja la población adulta.

El tratamiento dependerá del tipo de acné:

  • Acné activo:

En primer lugar realizaremos un correcto diagnóstico del tipo de   piel del paciente y del tipo de acné que padece para lo cual utilizaremos, entre otros métodos, la luz de Wood.
A continuación se elaborará el plan de trabajo a seguir tanto a nivel domiciliario como en consulta resultando de gran interés la realización de peelings químicos que ayudan a mejorar el aspecto de la piel y normalizan la secreción de grasa.

  • Secuelas de acné:

Para el tratamiento de las mismas resultan especialmente útiles las infiltraciones de relleno y los peelings químicos para mitigar las inestéticas cicatrices que, en ocasiones, genera esta patología.

 

 

SFbBox by Enter Logic